Cuba, tal como la conocí

por Jorge Bosch

Cuba, tal como la conocí - Portfolio fotográfico de Jorge Bosch publicado en el Año 4 Nro 1 del mes de Noviembre 2019
Cuba, volvería mil veces

Visité Cuba en tres oportunidades. La primera en 1993. En esa oportunidad con intención de fotografiar a Fidel Castro.
Por orden de los funcionarios con quienes hicimos contacto la periodista y yo nos quedamos cuatro días en el hotel El Nacional, en la Habana, esperando, según las autoridades, que el comandante mandara por nosotros.
Hasta ese momento, marchaba todo bien, aunque la espera se estaba haciendo tediosa. Eso y viendo que las posibilidades se iban diluyendo hizo que tomara la mejor decisión, salir a caminar.
Podría decir muchas cosas buenas y malas sobre el régimen, la política, la economía, y demás. Pero me quedo con lo mejor: la gente y su hospitalidad.
Pude entrar a cada casa, vivir alguna de sus emociones y comer polenta fría, algo que no se me hubiera ocurrido en Buenos Aires. Sentí la emoción de un adolescente cuando vio mis zapatillas nuevas. Me dijo: “Señor, son muy caras”. Claro, todo reluce cuando es nuevo y La Habana reluce por su pasado. Hoy siguen funcionando las Milicias Nacionales Revolucionarias, organización cívico-militar de Cuba constituida para defender a la isla de las amenazas de agresión militar provenientes de EE.UU para la protección de objetivos civiles.
A Fidel Castro pude fotografiarlo en una asamblea popular en la que, hasta que se durmió, era una foto más. Mi recorrida en mis tres visitas me permitió encontrar las situaciones más espontaneas, más alegres, a pesar de ser el famoso periodo especial.
Fue un largo período de cricis economica que comenzó como resultado del colapso de la Union Sovietica en 1991 y así por el recrudecimiento del embargo norteamericano desde 1992.
Volvería mil veces, claro, hay una explicación. Si bien por comentarios de personas que la han visitado actualmente, no ha habido demasiados cambios: los jóvenes y no tan jóvenes pedían un cambio económico y no político.
Volvería porque cada persona, cada casa, cada lugar es una historia en sí misma. Nada más rico para un fotoperiodista. Leer mas...

 

 


 

En este número