En A.S.A.C (Asociación de Ayuda al Ciego), en la Ciudad de Buenos Aires, conviven alrededor de treinta personas con discapacidades visuales, en estado de vulnerabilidad, con conflictos familiares, en situación de calle.
Allí reciben comida, atención médica, psicológica y realizan actividades vinculadas a la rehabilitación, la integración y el entretenimiento.