Esta serie se desarrolla en el histórico y colonial pueblo de Portobelo, en la República de Panamá, donde se lleva a cabo un encuentro bienal conocido como el ¨Festival de Diablos y Congos¨. Gestado a fines del año 1999, con la necesidad de mantener vigente la cultura afro-panameña.

Esta tradición es una expresión de la lucha del bien contra el mal, en la que los congos representan a los cimarrones, esclavos fugitivos de etnia negra, que luchan por su libertad contra los diablos, que son la personificación de los amos coloniales.

Diablos y Congos es un espectáculo que revaloriza toda la riqueza del juego, danza-ritual; en el que hombres y mujeres ponen en escena sus habilidades y creaciones en vestuarios, danzas y cantos.

Dentro de este contexto, las presentaciones se llevan a cabo frente al escenario principal donde se encuentran programados los espectáculos.

En esta serie, busco camuflarme entre la riqueza visual de los intimidantes y excéntricos disfraces para captar lo que sucede en los alrededores del pueblo, los preparativos, la coexistencia entre el libre albedrío de los diablos y congos que al momento de portar s