Doma India en San Antonio de Areco

 

Doma India en San Antonio de Areco

Publicado en el Año 2 Nro 3 del mes de Enero 2018 pág.62

 

 Como contraparte a la denominada doma gaucha, en la doma india se lleva a cabo una paciente y meticulosa técnica en donde no se emplea la fuerza primitiva para someter al animal, sino que se persigue el objetivo de poder montar al equino como un resultado de la formación de un tipo de lazo de amistad entre el animal y el hombre. En este proceso, que puede demandar semanas, se debe ganar la confianza del animal mediante el ofrecimiento de alimentos, prodigándole al mismo tiempo caricias y otras muestras de afecto. En ningún momento se le infunde dolor o miedo. El animal domado que se consigue de esta manera no queda traumatizado, por lo que no suele mostrar actitudes temerosas; suele ser confiado y leal hacia su dueño, presentando un carácter manso y bonachón. En algunos tipos de doma india, el paso final —la monta del animal— se realiza dentro de una laguna o río, donde la densidad del agua físicamente acota la resistencia del equino. Un domingo de estancia en San Antonio de Areco presencie una muestra de este tipo de doma, que me hizo saltar las lágrimas, me puso la piel de gallina y me lleno de amor. Este paisano, gaucho o indio (o una mezcla de todo esto) realizó su entrada en el lomo de su corcel sin portar ni látigos ni espuelas, solo acompañado de un guitarrero y otro paisano cebando mate, que daban un tono poético a la escena. La música, la naturaleza y el gaucho en su caballo formaban un universo único e irreproducible.

 


 

En este número