Down Along the Island

 

Down Along the Island

Publicado en el Año 5 Nro 7 del mes de Mayo 2021 pág.6

 

 Vengo de las llanuras del sur de Texas, un lugar de poco color, un lugar vacío hecho de ganado pastando, hileras bajas de algodón y plataformas petrolíferas inclinadas contra un cielo siempre presente, una línea de horizonte que encierra largas y rectas carreteras asfaltadas que se derriten y que sirven como senderos a través de un calor seco que compite con la soledad y que oprime a los que viven allí. Pero ahora, mi vecindario es el centro de Manhattan: Tribeca, Soho, Chinatown, Lower East Side, Chelsea y The Meat. Packing District: un lugar de plenitud, de multitudes, de extraños que chocan, se mueven, se empujan, pasan, desaparecen y reaparecen en las esquinas de una ciudad cuyas calles encierran todas las posibilidades interminables que niegan las líneas del horizonte.

Las posibilidades de confluencia, la confluencia interminable de tiempo y espacio, objeto y evento, arquitectura, forma, color, rostros, miembros, largos abrigos de invierno, cabello alborotado por el viento, sombras, grupos de humanidad que se moldean y remodelan a sí mismos. Las posibilidades de sorpresa son infinitas en esta ciudad. Hay una cualidad de remolino en las calles, caleidoscópico, un lugar delimitado por donde fluye el interminable desfile de la humanidad. Desde el principio nunca busqué tanto el momento decisivo como el grupo decisivo, las partes que llegan a ser un todo.

"La fotografía puede ser arte y el arte es precisamente lo que nos dice lo que significa ser humano, que nos conecta tanto con el futuro como con el pasado, que nos hace uno con aquellos que nunca hemos conocido y que nunca conoceremos. Una narración contada sin palabras: el residuo de la vida humana al descubierto."

 


 

En este número