Por primera vez el Club Alvarado de Mar del Plata, que acaba de cumplir 90 años de su fundación, ascendió al Nacional B del Fútbol Argentino. 
En Tiempos donde la meritocracia parece ser la única condición para ascender en cualquier aspecto de la vida, el caso de Alvarado demuestra que otra cosa es posible porque es una victoria de carácter colectivo. Una victoria lograda no sólo por los jugadores, ni por el cuerpo técnico ni por una buena gestión de la dirigencia, no.