El Desentierro del Diablo

por Bernabé Rivarola

El Desentierro del Diablo - Portfolio fotográfico de Bernabé Rivarola publicado en el Año 2 Nro 7 del mes de Mayo 2018
El carnaval empieza con la ceremonia de su desentierro o con el "desentierro del diablo", que precisamente simboliza el inicio de la fiesta y a partir de ahí todo es alegría, jarana y un clima festivo sin igual. Entonces cobra neta participación su principal protagonista: el diablo, que es la figura emblemática del carnaval humahuaqueño y es propio del lugar, es el hombre que se disfraza o se viste con un traje colorido y muy adornado, utiliza una careta o máscara pintada, coronando la cabeza con cuernos y su obligación es hacer divertir a la gente, encantar a las mujeres, endemoniar a los hombres, bailar y saltar en la mañana, tarde y noche durante todo el carnaval. El anonimato que caracteriza al disfrazado, desata en él una cierta impunidad y desinhibición que legaliza su accionar frente a los carnavaleros y personas del lugar, en la desenfrenada picardía y hasta en los "pecados" que rondan en medio de ese gran clima festivo. Cuando se produce el mencionado desentierro, cientos de disfrazados bajan desde los altos saltando y gritando, haciendo diferentes tipos de piruetas y coreografías. La gente se agolpa para darles la bienvenida y se suma a la alegría de la festividad: aquí el diablo representa otro simbolismo más; el de la unión del pueblo, el fin de las disputas cotidianas, el compartir 9 días de jolgorio, actúa como catalizador de muchos actos mezquinos que han dividido, durante un año, a los pobladores y vecinos del lugar. Es como decir que "lo que Dios no pudo unir, que lo una el diablo" Desenterrar al diablo es todo un ritual que comienza en el mojón propio de los disfrazados; de pronto se escucha el estallido de una bomba de estruendo y un sonar de cascabeleo se aproxima al mojón principal de la comparsa: son los diablos que se acercan saltando y gritando para bailar alrededor de él y así dar la bienvenida al carnaval y chayar, con suma veneración, a la Pachamama. Comienza la algarabía; los músicos hacen sonar sus instrumentos y en medio de cantos y gritos las comparsas inician el camino de la entrada triunfal al pueblo con los diablos y disfrazados adelante. Texto extraído de "El diablo de Humahuaca" de Luis Vega Leer mas...

 

 


 

En este número