Refotografiar consiste en tomar una determinada fotografía, desde el mismo punto de vista en que fue realizada otra imagen con antelación, por la misma persona o por otra. En general, el período de tiempo existente entre una fotografía y la siguiente es extenso.
Esta técnica, hoy considerada un género fotográfico en sí mismo, presupone crear una determinada fotografía, a partir de lograr idéntica composición, angulación, altura, etc., respecto de otra anterior, entendiendo que, a través del paso del tiempo, nos brindará la posibilidad de analizar cambios, continuidades o permanencias en el espacio o lugar fotografiado o la persona retratada.