La Escuela Presente

 

La Escuela Presente

Publicado en el Año 4 Nro 10 del mes de Agosto 2020 pág.66

 

 Desde que comenzó la cuarentena decretada por presidencia de la Nación como “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, la escuela tuvo nuevamente un rol crucial en su vínculo con la comunidad. Además de implementar distintas estrategias virtuales para acercar los contenidos académicos a los estudiantes, se transformó en el nexo necesario para acercar una ayuda alimentaria a la familia de los jóvenes que en ella cursan y aprovechar la instancia de la entrega de esa mercadería para consultarles acerca de cómo está cada uno de ellos. Un trabajo arduo por parte del equipo escolar: directivos, preceptores, auxiliares y docentes.
Este registro documental se desarrolló en la Escuela Secundaria 14 ubicada en el Barrio Santa Rosa de Florencio Varela, una escuela como tantas del distrito y de la provincia de Buenos Aires. La tarea comenzó el día anterior cuando descargaron las mercaderías que un camión acercó a la escuela. El equipo directivo junto a preceptores, auxiliares y docentes colaboradores se dieron a la tarea de embolsar cada uno de los comestibles entregados. Al día siguiente, el día de la toma fotográfica es el de la entrega de una bolsa de mercadería por familia de cada estudiante. Desde muy temprano la escuela se prepara con todas las medidas preventivas, los cuidados necesarios para recibir a más de 500 personas. Cuando se abren las puertas y se inicia el ingreso de cada familiar se le pregunta por el o los estudiantes que cursan en la escuela, se le entrega el cuadernillo complementario a las actividades que los docentes les envían por distintos medios, mail, classroom, whatsapp. Se les consulta sobre el estado anímico de los jóvenes, la conectividad y los recursos técnicos con los que cuentan para realizar las actividades. Se les consulta por ellos.
Sin embargo, detenerse en esa consulta hace que el tiempo se prolongue y la espera se extiende más de la cuenta. La tarde cae y la escuela continúa hasta llegar a entregar la última bolsa. La escuela una vez más enseña, acompaña, sostiene y convergen distintas formas de seguir aprendiendo en un contexto adverso en el que la empatía por el Otro es fundamental.

 


 

En este número