Obnubilante

Temas

 

Obnubilante

Publicado en el Año 2 Nro 11 del mes de Septiembre 2018 pág.32

 

 Te perdiste un día, al día siguiente ya no reaccionabas, sentí como mi corazón se rompía. Estuviste 2 semanas sin reaccionar, un día despertaste y ya eras vos. Recuerdo que solo pedias cigarrillos. Esa noche te volviste a dormir y estuviste 2 semanas en terapia intensiva. De ahí en adelante los días se contaban por consultas de 1hs con el doctor que solo nos "decía "está estable", "hay que esperar". Los días eras eternos, mi vida era un sin fin de lágrimas y pensaba todo el tiempo como deje que te lastimes así, fumando un cigarrillo me decía: estas así por este vicio y yo misma me estaba matando con él, que ironía. Volviste a despertar y estuviste en sala clínica, estabas agresivo, estabas perdido, fumabas cigarrillos imaginarios, no te podías controlar, estabas delgado y tenías el peso de una pluma. Las secuelas están a la vista, sos una persona en un estado de obnubilación, tu mirada no se cruza con la mía, estas ausente y cada tanto pedís un cigarrillo. El tiempo no vuelve atrás, no puedo volver a verte sonreír en la forma que lo hacías, no podemos tener una charla coherente. Tenes 54 años, aunque parezcas de 80, el vicio y los excesos se cobran los años que te quedaban por vivir, hoy yo pase de ser tu hija a sur tu mama y entendí que la vida no te prepara para eso, entendí que este era mi momento de estar con vos. Papa si lees esto tenes que ser fuerte, estoy con vos. Cada día a cada hora.

 


 

En este número