Tal vez la noche sea la vida

por Rodrigo Isaurralde

Tal vez la noche sea la vida - Portfolio fotográfico de Rodrigo Isaurralde publicado en el Año 2 Nro 9 del mes de Julio 2018
Son casi las 21.30 de un viernes de febrero y esta vez son más de 50 personas las que hace cola al pie del monumento a Azcuénaga, en la plaza Primera Junta en el Barrio de Caballito esperando una porción de arroz con pollo.
Es que todos los viernes apenas cae el sol, un grupo de personas se juntan en una pequeña cocina detrás de la parroquia "El Buen Pastor" en la calle Aranguren al 600 para cocinar y luego realizar diferentes recorridos nocturnos para asistir a las personas sin techo en la ciudad de Buenos Aires.

Bajo la coordinación del padre Humberto, 10 voluntarios cocinan, casi de manera coreográfica en una pequeña cocina lo que será el menú del día: sopa, arroz con pollo y de postre banana y budín. Luego de terminar de cocinar, el padre Humberto les da la bendición para que salgan a hacer su tarea: repartir comida y brindar una mano amiga a las personas que viven en situación de calle.

Mitad en auto y mitad caminando, parten hacia la plaza Primera Junta con bolsones de pan, bidones de jugo y varias conservadoras repletas de arroz con pollo. Son casi las 23.30 y son más de 50 personas las que recibieron su ración de comida. Los voluntarios guardan y ordenan las conservadoras y bidones vacíos en el baúl de un auto. En unos minutos más se volverán a encontrar en la cocina detrás de la parroquia el Buen Pastor para lavar, limpiar y dejar todo en su lugar hasta el próximo viernes, donde al pie del monumento a Azcuénaga, volverán a alimentar y bridar una mano amiga.
Leer mas...

 

 


 

En este número